CUÁNDO DEBO EXAMINAR MIS SENOS

Existen tres momentos ideales en que puedes darte el tiempo para vigilar tus senos y encontrar cualquier posible cambio fuera de lo normal.

EN LA DUCHA: El agua y el jabón facilitan que tus dedos se deslicen sobre y debajo de cada seno. Presiona sobre la piel alrededor de este y trata de buscar algún bulto o bolita.

LA SEMANA DESPUES DE TU PERÍODO: Cuando termina tu menstruación, el tejido del pecho está más flexible y se facilita encontrar anormalidades.

DÍAS ANTES DE TU CITA CON EL GINECÓLOGO: Antes de ir a tu cita de rutina con tu ginecólogo, trata de darte un tiempo para revisar ambos senos, teniendo siempre la espalda recta ya sea parada o echada en la cama. Siente si hay algo irregular, piel quebradiza o erupciones. Así podrás indicarle si has notado algo extraño.
Previous
Next Post »